Capítulos

Deuteronomio 27

1 La Inscripción de la Ley en Ebal Moisés y los ancianos de Israel dieron orden al pueblo y dijeron: “Guarden todos los mandamientos que yo les ordeno hoy.

2 El día que pasen el Jordán a la tierra que el Señor tu Dios te da, levantarás para ti piedras grandes, y las blanquearás con cal,

3 y escribirás en ellas todas las palabras de esta ley, cuando hayas pasado, para entrar en la tierra que el Señor tu Dios te da, una tierra que mana leche y miel, tal como el Señor, el Dios de tus padres te prometió.

4 Así que cuando pases el Jordán, levantarás estas piedras en el Monte Ebal, como yo te ordeno hoy, y las blanquearás con cal.

5 Además, edificarás allí un altar al Señor tu Dios, un altar de piedras; pero no alzarás sobre ellas herramientas de hierro.

6 Construirás el altar del Señor tu Dios de piedras enteras; y sobre él ofrecerás holocaustos al Señor tu Dios;

7 y sacrificarás ofrendas de paz y comerás allí, y te alegrarás delante del Señor tu Dios.

8 Escribirás claramente en las piedras todas las palabras de esta ley.”

9 Entonces Moisés y los sacerdotes Levitas dijeron a todo Israel: “Guarda silencio y escucha, oh Israel. Hoy te has convertido en pueblo del Señor tu Dios.

10 Por tanto, obedecerás al Señor tu Dios, y cumplirás Sus mandamientos y Sus estatutos que hoy te ordeno.”

11 Las Maldiciones También aquel día Moisés ordenó al pueblo:

12 “Cuando pases el Jordán, estas tribus estarán sobre el Monte Gerizim para bendecir al pueblo: Simeón, Leví, Judá, Isacar, José y Benjamín.

13 Y para la maldición, estas tribus estarán en el Monte Ebal: Rubén, Gad, Aser, Zabulón, Dan y Neftalí.

14 Entonces los Levitas responderán y dirán en alta voz a todos los hombres de Israel:

15 Maldito el hombre que haga ídolo o imagen de fundición, abominación al Señor, obra de las manos del artífice, y la erige en secreto.’ Y todo el pueblo responderá, y dirá: ‘Amén.’

16 Maldito el que desprecie a su padre o a su madre.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

17 Maldito el que cambie el lindero de su vecino.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

18 Maldito el que haga errar al ciego en el camino.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

19 Maldito el que pervierta el derecho del extranjero, del huérfano y de la viuda.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

20 Maldito el que se acueste con la mujer de su padre, porque ha descubierto lo que es de su padre.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

21 Maldito el que se eche con cualquier animal.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

22 Maldito el que se acueste con su hermana, la hija de su padre o de su madre.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

23 Maldito el que se acueste con su suegra.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

24 Maldito el que hiera a su vecino secretamente.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

25 Maldito el que acepte soborno para quitar la vida a un inocente.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’

26 Maldito el que no confirme las palabras de esta ley para ponerlas por obra.’ Y todo el pueblo dirá: ‘Amén.’”


Deuteronomio 27 - Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy - NBLH